Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios,

¿ aceptas el uso que hacemos de las cookies.? Saber más

Acepto

COOKIES

Al aceptar esta política usted consiente el uso de las cookies utilizadas en este sitio web. 

Concepto de Cookie 
Una cookie es cualquier tipo de archivo o dispositivo que un sitio web descarga en el equipo terminal de un usuario (PC, Teléfono o cualquier otro dispositivo) con la finalidad de facilitar la navegación, almacenar, recuperar y/o actualizar datos. La cookies no daña su ordenador. 

Uso de las cookies en este sitio web 
Las cookies son una parte primordial y esencial del correcto funcionamiento de nuestro sitio web. Utilizamos cookies de:
- identificación
- para la navegación (suponiendo una mejora en la misma y una navegación más cómoda para el usuario)
- para análisis de la navegación (puramente estadísticas)
- para añadir productos al carrito y para comprar productos.

Este sitio web no usa las cookies para almacenar información personal, tampoco para dirigir publicidad nuestra. 

Quién usa las cookies de este sitio web? 
La información que se almacena en la cookies es usada exclusivamente por nosotros. A excepción de Google analytics, que es usada y gestionada por google y por nosotros con fines estadísticos. 
Es posible que al navegar por otras webs se publiciten anuncios de nuestros productos, la visualización de estos es gestionada a través de datos obtenidos mediante cookies a las que este sitio web tiene acceso. 

Desactivar cookies 
Usted puede desactivar las cookies. Sin embargo, si usted selecciona esta configuración tendrá dificultad para acceder a ciertas partes de nuestra página web, tener una navegación menos eficaz e incluso tener dificultad para realizar un pedido de forma correcta en este sitio web.

Puede bloquear, restringir, borrar o establecer las cookies que quiere que funcionen en este sitio web mediante la configuración del navegador:

 

Hace unas semanas recordareis que en La Ciudad Comprometida estuvimos exponiendo los mecanismos que establecimos en el Plan de Ordenación del Barranco del Poqueira (Andalucía, España) para la protección y la revitalización de los huertos urbanos de tres pequeños pueblos: Capileira, Bubión y Pampaneira. Pues bien, hoy quiero reflexionar con vosotros sobre cómo estamos abordando esta cuestión en una ciudad histórica como Guadix (Andalucía, España) a través de su Plan Especial de Protección.


En el seno de esta ciudad, a lo largo de su historia diversas huertas fueron progresivamente cercadas en torno a los viales principales que iban naciendo, lo que generó paralelamente el abandono de la actividad agrícola de las mismas, sin uso concreto y como espacios privativos sin disfrute para la población.


El criterio que ha sido establecido parte de la premisa de que todos los huertos de tamaño pequeño o mediano que están vinculados a una edificación, quedarán catalogados para su preservación. Sin embargo, en otros casos, la entidad de estos espacios aconsejan que a través de la gestión urbanística se pueda recuperar en gran medida el uso público de los mismos, compatibilizando el mantenimiento de su estructura parcelaria, de la imagen tradicional de las huertas y de su valor como vacío urbano, haciéndolo compatible con un mínimo aprovechamiento urbanístico.


A través de estos mecanismos, se obtiene la mayor parte de la superficie como Sistema General de Espacios Libres de Huertos amén de otros espacios libres y recorridos peatonales que permiten el recorrido de estos espacios, hasta ahora herméticos, interconectando los barrios periféricos, y creando nuevas visuales hasta ahora inéditas de la ciudad histórica.


Y el objetivo último es el de que vuelvan a estar cultivados estos espacios que quedaron congelados en el tiempo en el corazón de la ciudad. Tanto los futuros huertos públicos como los pequeños huertos privados. Y por eso se ha puesto en marcha un apasionante programa para animar a sus propietarios a cultivarlos, enseñándoles las técnicas básicas de la agricultura:


“En el programa interviene un grupo de trabajo integrado por mujeres y hombres de todas las profesiones, con ganas de aprender sobre la agricultura, que prestan su tiempo, su trabajo y esfuerzo para recuperar y poner en marcha nuevamente los huertos urbanos con objetivos como el de crear un espacio de convivencia enriquecedor, la recuperación de variedades autóctonas, mantener la historia, la cultura, la biodiversidad y el paisaje de las huertas y vegas milenarias de Guadix.”


Nos cuenta Manuel Huete, responsable de la asociación Co-Marca Guadix Natural que junto con el Ayuntamiento de Guadix, la Fundación Pintor Julio Visconti, y la asociación FAISEM, impulsa esta iniciativa.


Y yo, dejando por unas horas mi oficio de planificador, me he querido sumar a la asociación Co-Marca Guadix Natural y el pasado sábado cogí mis bártulos y me fui a podar a La Huerta de Las Pastoras… pero prefiero hablar menos y que sean las imágenes de este pequeño vídeo las que hablen por sí solas…

¡¡¡OS GUSTARÁN!!!

 Hace años, tras concluir el Plan de Ordenación y de Protección del Barranco del Poqueira (Alpujarra, Andalucía, España), recuerdo que escribí una sentida reflexión en reconocimiento de los logros conseguidos en común, a lo largo de los últimos 20 años, por los ciudadanos de aquel hermoso lugar. Toda una lección de responsabilidad y de coherencia que habían dado los tres municipios de aquel valle con motivo de su planeamiento, con el que escribí una de las páginas más gratificantes de mi vida profesional.

Y entre otras cosas escribí que:

“En numerosos lugares, en demasiadas ocasiones, la huella del desarrollismo urbanístico de los últimos años ha terminado por enterrar muchos de los valores urbanos, ahogados por la huella indeleble de la especulación en el diseño y en la construcción de la ciudad.

 HUERTOS URBANOS BUBIÓN

Por ello me parece acertado y justo que se reconozcan los grandes esfuerzos que se están realizando desde la Alpujarra en defensa de su valiosísimo, a la vez que frágil, patrimonio ecocultural. Y es necesario destacar, entre todas, la labor pionera que desde el Barranco del Poqueira que ha permitido que:

-       la Consejería de Cultura haya  delegado en sus tres municipios las competencias para la gestión de sus respectivos Conjuntos Históricos,

-       Y que en el año 2009 se les concediese la Bandera de Andalucía por la planificación y gestión urbanística de su territorio.”

Pues bien, hoy quiero rescatar de aquel plan algunas ideas sobre sus innovadoras propuestas, precisamente aquellas referidas a la PROTECCIÓN DE SUS HUERTOS URBANOS:

 “El lento proceso de crecimiento, evolución y transformación de los núcleos tradicionales a partir de los pequeños asentamientos rurales primigenios ha supuesto la ocupación progresiva de los espacios cultivables existentes entre los cortijos y eras.

 Existen huertos que se mezclan en la trama urbana con las edificaciones residenciales, manteniéndose la actividad productiva en muchos casos. En otros casos se han reconvertido como espacios libres privados, con unas cualidades ambientales reseñables.

 Estos espacios suponen un esponjamiento de la trama y son elementos de gran interés etnológico, destacando los muros que definen los abancalamientos como elementos cualificadores del espacio público.”

Pues bien, en relación a sus huertos de estos tres municipios, el plan estableció diferentes medidas para “Evitar la progresiva densificación de las zonas centrales de los pueblos y la paralela desaparición de los espacios no edificados de carácter privado, tales como los huertos y jardines anejos a las edificaciones tradicionales, de gran importancia a la hora de configurar la escena urbana”.

03 huerto

 Por tanto el plan identificó y catalogó todos los huertos urbanos vinculados a las viviendas y estableció mediadas para su conservación como espacios agrícolas integrados paisajística y ambientalmente dentro de la trama urbana… Supuso toda una innovación y requirió de grandes dosis de pedagogía, pero felizmente eligieron el camino de la sostenibilidad y de la responsabilidad.

Por eso, entonces escribí, muy orgulloso de sus gentes, que el Barranco del Poqueira era todo un modelo a seguir.

 

Los miembros de la Asociación Co-Marca Guadix Natural son incansables y sorprendentes… Y hoy me siento encantado de contaros la última de sus iniciativas… Veréis:

Resulta que en el corazón del Conjunto Histórico de Guadix (Andalucía, España) coexisten intercalados con el caserío, o aledaños a la ciudad, numerosos huertos que atesoran valores ambientales, paisajísticos, históricos, etnográficos, culturales y productivos por lo que su puesta en valor constituye una de las principales líneas de acción que se promueve desde su ayuntamiento a través del Plan Especial para la Protección del Casco Antiguo (que yo tengo el inmenso honor de dirigir). 

¿Y qué valores son los que conservan y trasmiten estos huertos urbanos? Pues la asociación los sintetiza así:

- Culturales: guarda la impronta de las diferentes etapas de su ocupación, formando un paisaje cultural con un rico patrimonio arqueológico, histórico y etnográfico (casa-palacio, castillo, palacios, acequias, albercas, aceñas, molinos, puentes, arquitectura, música, costumbres, léxico,...).

- Medioambientales: los huertos son fruto de la interacción del ser humano con la naturaleza, en donde la gestión inteligente del agua y del paisaje ha producido un agroecosistema muy productivo y a la vez sostenible, con una rica biodiversidad de flora y fauna tanto de especies silvestres como de variedades locales. Su situación en el interior de la ciudad le hace actuar como sumidero de CO2, regulador del microclima, y reserva de suelo fértil fundamental para luchar contra la desertización y para garantizar una despensa de alimentos para las generaciones futuras.

- Socioeconómicos: los Huertos han sido durante siglos el principal motor económico de las vegas de la Accitania, sus pedanías y sus pueblos y a pesar del retroceso que sufren en la actualidad, pueden seguir proporcionando trabajo y riqueza económica.

Por este motivo Co-Marca Guadix Natural  ha establecido un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Guadix y la Fundación Pintor Julio Visconti (FPJV) para la recuperación y mantenimiento de la huerta histórica anexa a su casa-museo (una de las más notables de la ciudad) “a través del desarrollo de actividades formativas y educativas en torno a la agroecología; la recuperación de especies autóctonas; la puesta en valor de la biodiversidad, el patrimonio natural, histórico, cultural y etnográfico de las huertas de la ciudad.”

Huertos urbanos

Por tanto, si estáis interesados, aún podréis inscribiros como alumnos de un curso que tendrá lugar el día 1 y 2 de diciembre, o bien como voluntarios para un grupo de trabajo para promocionar los huertos ecológicos. Si es así, ponte en contacto con ellos a través del correo:           Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Un espacio singular lo forman los históricos huertos, producto de la intervención humana durante cientos de años con el fin de aprovechar los recursos y ambientes naturales, dando como resultado un paisaje en donde se conservan importantes valores culturales, medioambientales, paisajísticos y socioeconómicos.

Pues veréis, a lo largo de mi vida profesional he asumido en numerosas ocasiones el reto de defender este tipo de espacios, verdaderos bálsamos ambientales y culturales en la ciudad, para ámbitos tan dispares como el Barranco del Poqueira, La Tahá de Pitres, el Sitio Histórico de la Alpujarra Media (Bérchules, Juviles, Lobras…), Castril de la Peña, o La Alhambra y el Generalife. Po eso me enorgullece comprobar que en el caso de mi ciudad querida, el urbanista puede trabajar estrechamente con las instituciones y con  la sociedad civil organizada para ordenar, regular, proteger e integrar los huertos urbanos en condiciones aceptables y sostenibles.

Por eso aplaudo esta iniciativa ya que es esencial animar a los propietarios de los pequeños huertos urbanos, generalmente vinculados a sus viviendas, para que los cultiven y los mimen, al igual que crear equipos de voluntarios ambientales que puedan colaborar en esta labor que, como os decía, está en plena consonancia con las propuestas del Plan Especial de Protección del Casco Antiguo de Guadix... ¡Felicidades!