Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios,

¿ aceptas el uso que hacemos de las cookies.? Saber más

Acepto

COOKIES

Al aceptar esta política usted consiente el uso de las cookies utilizadas en este sitio web. 

Concepto de Cookie 
Una cookie es cualquier tipo de archivo o dispositivo que un sitio web descarga en el equipo terminal de un usuario (PC, Teléfono o cualquier otro dispositivo) con la finalidad de facilitar la navegación, almacenar, recuperar y/o actualizar datos. La cookies no daña su ordenador. 

Uso de las cookies en este sitio web 
Las cookies son una parte primordial y esencial del correcto funcionamiento de nuestro sitio web. Utilizamos cookies de:
- identificación
- para la navegación (suponiendo una mejora en la misma y una navegación más cómoda para el usuario)
- para análisis de la navegación (puramente estadísticas)
- para añadir productos al carrito y para comprar productos.

Este sitio web no usa las cookies para almacenar información personal, tampoco para dirigir publicidad nuestra. 

Quién usa las cookies de este sitio web? 
La información que se almacena en la cookies es usada exclusivamente por nosotros. A excepción de Google analytics, que es usada y gestionada por google y por nosotros con fines estadísticos. 
Es posible que al navegar por otras webs se publiciten anuncios de nuestros productos, la visualización de estos es gestionada a través de datos obtenidos mediante cookies a las que este sitio web tiene acceso. 

Desactivar cookies 
Usted puede desactivar las cookies. Sin embargo, si usted selecciona esta configuración tendrá dificultad para acceder a ciertas partes de nuestra página web, tener una navegación menos eficaz e incluso tener dificultad para realizar un pedido de forma correcta en este sitio web.

Puede bloquear, restringir, borrar o establecer las cookies que quiere que funcionen en este sitio web mediante la configuración del navegador:

 

Hoy os voy a hablar de otra manera de proteger los huertos urbanos como fue la derivada de la declaración como Bien de Interés Cultural en la categoría Sitio Histórico de La Alpujarra Media Granadina y La Tahá (Granada, España) cuya incoación la realizó la Junta de Andalucía hace ahora justamente 12 años.

portadaBIC Alpujarra Media

Con dicha declaración se hizo apremiante la necesidad de desarrollar las acciones encaminadas a una pronta protección correcta y efectiva de este ámbito territorial ya que afectó (ya fuese a los bienes individuales delimitados, sea a su Entorno Inmediato de Protección o sea a su Entorno Visual de Protección) a un total de 20 municipios: La Tahá, Pórtugos, Busquístar, Cástaras, Juviles, Lobras, Bérchules, Almegíjar, Capilerira, Bubión, Trevélez, Cádiar, Murtas, Torvizcón, Órgiva, Turón, Albondón, Polopos, Rubite y Sorvillán. 

 

En este caso, la Consejería de Cultura nos encomendó un trabajo poco usual pero muy adecuado a las características de este BIC (artículo 30.3 de la la Ley de Patrimonio de Patrimonio Histórico de Andalucía) que consistió en la elaboración de unas directrices para asegurar una correcta y eficaz protección del BIC en tanto cada uno de los municipios elaborase en el futuro su correspondiente planeamiento urbanístico.

En dicho sentido el DOCUMENTO DE CRITERIOS PARA LA PROTECCIÓN DEL BIC SITIO HISTÓRICO DE LA ALPUJARRA MEDIA GRANADINA Y LA TAHÁ lo elaboramos con toda celeridad a lo largo del año 2006 y desde entonces ha constituido una herramienta esencial para su protección y gestión.

Os recordaré que en  el ámbito protegido afecta en su conjunto al paisaje ecocultural de La Alpujarra Media, por lo que se incluyen:

- elementos arquitectónicos aislados;

- algunos núcleos de población sobresalientes por sus características y su estado de conservación;

- formas agrícolas de uso del suelo;

- sistemas de riego y elementos de arqueología industrial;

plano busquistarBIC Alpujarra Media 3

Así pues, estos CRITERIOS, aun cuando en absoluto pueden sustituir a los planes municipales (de los que por el momento solo los municipios del Barranco del Poqueira cuentan) sin embargo sí que han permitido desde entonces dar al menos una respuesta adecuada a los procesos territoriales que acontecen en su entorno comarcal:

- Procesos de transformación y “modernización” de las construcciones que conforman los núcleos de población, por lo que surge la necesidad de protección de los valores culturales, ambientales y paisajísticos de los núcleos urbanos tradicionales, ejemplos significativos del carácter singular de la arquitectura de la Alpujarra.

- Auge de la actividad turística rural, basado en los destacados valores naturales y paisajísticos de la zona, así como en las buenas condiciones climatológicas durante buena parte del año.

- Abandono de la agricultura tradicional, con los consiguientes procesos de degradación ambiental y paisajística de los espacios aterrazados, que suponen un ejemplo significativo de la antropización tradicional del medio rural.

Y para no extenderme demasiado en este artículo, sólo os diré que obviamente entre las directrices específicas que aquel innovador documento de 2006 estableció se incluyeron medidas específicas tendentes a evitar la progresiva desaparición de los huertos urbanos existentes en el corazón de los núcleos de población o en sus espacios aledaños, por lo que hoy todos aquellos espacios siguen cumpliendo con la función ecocultural que el sabio hombre popular supo reservarles.  

Obviamente, más de una década después, ya debería llegar la hora de revisar/completar aquel documento de Criterios… pero ese es otro cantar.

busquistarBIC Alpujarra Media 2

Captura

 

 Hace años, tras concluir el Plan de Ordenación y de Protección del Barranco del Poqueira (Alpujarra, Andalucía, España), recuerdo que escribí una sentida reflexión en reconocimiento de los logros conseguidos en común, a lo largo de los últimos 20 años, por los ciudadanos de aquel hermoso lugar. Toda una lección de responsabilidad y de coherencia que habían dado los tres municipios de aquel valle con motivo de su planeamiento, con el que escribí una de las páginas más gratificantes de mi vida profesional.

Y entre otras cosas escribí que:

“En numerosos lugares, en demasiadas ocasiones, la huella del desarrollismo urbanístico de los últimos años ha terminado por enterrar muchos de los valores urbanos, ahogados por la huella indeleble de la especulación en el diseño y en la construcción de la ciudad.

 HUERTOS URBANOS BUBIÓN

Por ello me parece acertado y justo que se reconozcan los grandes esfuerzos que se están realizando desde la Alpujarra en defensa de su valiosísimo, a la vez que frágil, patrimonio ecocultural. Y es necesario destacar, entre todas, la labor pionera que desde el Barranco del Poqueira que ha permitido que:

-       la Consejería de Cultura haya  delegado en sus tres municipios las competencias para la gestión de sus respectivos Conjuntos Históricos,

-       Y que en el año 2009 se les concediese la Bandera de Andalucía por la planificación y gestión urbanística de su territorio.”

Pues bien, hoy quiero rescatar de aquel plan algunas ideas sobre sus innovadoras propuestas, precisamente aquellas referidas a la PROTECCIÓN DE SUS HUERTOS URBANOS:

 “El lento proceso de crecimiento, evolución y transformación de los núcleos tradicionales a partir de los pequeños asentamientos rurales primigenios ha supuesto la ocupación progresiva de los espacios cultivables existentes entre los cortijos y eras.

 Existen huertos que se mezclan en la trama urbana con las edificaciones residenciales, manteniéndose la actividad productiva en muchos casos. En otros casos se han reconvertido como espacios libres privados, con unas cualidades ambientales reseñables.

 Estos espacios suponen un esponjamiento de la trama y son elementos de gran interés etnológico, destacando los muros que definen los abancalamientos como elementos cualificadores del espacio público.”

Pues bien, en relación a sus huertos de estos tres municipios, el plan estableció diferentes medidas para “Evitar la progresiva densificación de las zonas centrales de los pueblos y la paralela desaparición de los espacios no edificados de carácter privado, tales como los huertos y jardines anejos a las edificaciones tradicionales, de gran importancia a la hora de configurar la escena urbana”.

03 huerto

 Por tanto el plan identificó y catalogó todos los huertos urbanos vinculados a las viviendas y estableció mediadas para su conservación como espacios agrícolas integrados paisajística y ambientalmente dentro de la trama urbana… Supuso toda una innovación y requirió de grandes dosis de pedagogía, pero felizmente eligieron el camino de la sostenibilidad y de la responsabilidad.

Por eso, entonces escribí, muy orgulloso de sus gentes, que el Barranco del Poqueira era todo un modelo a seguir.

 

Martes, 10 Octubre 2017 07:00

PAISAJE Y HÁBITAT EN LA ALPUJARRA

Hace unos días, con motivo de una de mis reflexiones en La Ciudad Comprometida, en la que hablaba de la orfandad que aqueja a los minúsculos municipios de La Alpujarra (Comarca andaluza ubicada entre las provincias de Granada y Almería), mi apreciado amigo, el arquitecto onubense Guillermo Duclós Bautista, uno de los especialistas con mayor sensibilidad que conozco, para mejor ilustrar mis palabras quiso compartirnos en las redes sociales su “álbum fotográfico” sobre esta tierra y yo, claro, le propuse compartirlo mejor con todos vosotros, para lo cual os las muestro aprovechando para rescatar unas palabras que escribí hace tiempo sobre “Paisaje y Hábitat en La Alpujarra”, en la seguridad de que ambos discursos se reforzarán mutuamente:

“El paisaje constituye, sin duda, uno de los elementos más significativos de la Alpujarra – Sierra Nevada. El paisaje de éste ámbito se caracteriza por la intensa humanización y el equilibrio que tradicionalmente ha existido entre el aprovechamiento del medio y la conservación de los recursos ambientales existentes. De esta simbiosis surge un ámbito peculiar, donde tanto valor e interés tienen los núcleos de población como el propio medio natural en el que se inscriben.

Se trata de un área montañosa en la que incluso se localizan las mayores cumbres de la península Ibérica, extendiéndose las comarcas alpujarreña y del alto río Nacimiento, respectivamente, por las vertientes meridionales y septentrionales de Sierra Nevada. Un amplio espacio situado entre las provincias de Almería y Granada, relativamente aislado del exterior por la escasez de comunicaciones, pero aún más recóndito internamente debido a la compartimentación a la que obliga la complejidad del relieve.

El hecho montañoso es, sin duda, la condición geográfica más determinante del área, lo que ha conllevado, entre otros múltiples efectos, el arraigo de una cultura tradicional, el refugio de unos modos de vida ancestrales y de unas formas de hábitat (asentamientos) y habitación (construcciones) singulares.

Se expresa en ésta una sola realidad paisajística que la hace perfectamente identificable respecto a otros espacios. Pero, a la vez, posee tal diversidad interna que se la puede considerar como un extenso mosaico de muy diferentes formas, tamaños y colores.

Este mosico se traduce en elementos tan diversos como las altas lomas cubiertas por verdes masas forestales, pastizales y cultivos hasta las vegas que se encajan en los fondos del valle, pasando por los aterrazamientos de ladera construidos por paratas de piedra y salvaguardados con árboles en los linderos y las mollares laderas cubiertas de almendros y vides.

Esta diversidad de paisaje y los matices que surgen por cada rincón suponen una vivencia de sensaciones visuales, auditivas y aromáticas únicas.


La Alpujarra

Pincha en la imagen para acceder al álbum completo.

 

Los núcleos tradicionales de la comarca, constituyen una de sus más importantes manifestaciones culturales y representan una perfecta muestra de equilibrio entre el asentamiento humano y la naturaleza. Además, juegan un papel integrador que conforma el territorio y el paisaje, manteniendo sus características y convirtiéndose en las señas de identidad comarcal.

La arquitectura tradicional presenta un indudable carácter unitario siendo quizás el más evidente de los distintivos de la comarca. A ello contribuye la belleza de las construcciones, pues en ellas se combinan magistralmente la asimetría de sus volúmenes con el equilibrio en sus medidas y proporciones.

La casa popular es parte integrante del paisaje en un buen ejemplo de armonía con la naturaleza. Los materiales presentes en el entorno son los elementos básicos para su construcción, adoptando una estructura a base de formas cúbicas. Las edificaciones, caracterizadas por sus techos o terraos cubiertos de launa, se encaraman sobre los barrancos y laderas creando conjuntos urbanos que se despliegan como mantos blancos que contrastan sobre la montaña.

De manera recíproca, el paisaje natural se convierte en protagonista en la escena urbana de los núcleos, manifestándose desde los miradores, paseos-mirador, por encima de las edificaciones o enmarcado por las mismas, cualificando de esta manera los recorridos urbanos y convirtiéndose en un valor añadido al indudable interés ambiental de los pueblos de la comarca.”

REFLEXIONES SOBRE LA ORFANDAD DE LA ALPUJARRA GRANADINA

La comarca de La Alpujarra Granadina alberga diversos espacios protegidos por sus valores históricos y culturales que en su conjunto constituyen el ámbito patrimonial más extenso de Europa, afectando a la mayor parte de sus municipios y superponiéndose a otras figuras de protección de diferente naturaleza de verdadero alcance nacional e internacional (Espacio Natural Protegido de Sierra Nevada –Parque Nacional incluido-, Reserva de la Biosfera de la UNESCO, y diferentes espacios catalogados por el PEPMF de la provincia de Granada) que globalmente sí que incluirían a la totalidad de sus municipios.

Sin embargo la regulación normativa de dichas figuras de protección es en general bastante heterogénea ya que mientras que las cuestiones más directamente relacionadas con los espacios naturales cuentan con prolija regulación, sin embargo las que se refieren a la materia urbanística y cultural no han sido desarrolladas por ninguna de las administraciones (autonómica, provincial o municipal), hasta el punto de que los trámites administrativos en La Alpujarra “protegida” son complejos, inciertos y tediosos, por lo que existe una demanda generalizada de simplificación y clarificación de los mismos. Paralelamente, no existe a nivel comarcal ni zonal un asesoramiento técnico específico para los municipios y ciudadanos en lo relativo a las afecciones de la protección cultural (a excepción del Barranco del Poqueira), por lo que los municipios actúan de manera individualizada ante la Consejería correspondiente a pesar de que se trata de bienes culturales de ámbito territorial casi comarcal. Y de la misma manera, aunque existe una notable sensibilización al respecto, la Mancomunidad de Municipios de La Alpujarra tiene muy poco margen de maniobra para actuar debido en parte a sus limitadas competencias y sobre todo a su escasa capacidad económica.

Así pues, en el “haber” deben incluirse las regulaciones detalladas existentes para:
- El Espacio Natural Protegido de Sierra Nevada, a través de sus PORN y PRUG impulsados por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.
- El BIC del Barranco del Poqueira (Bubión, Capileira y Pampaneira), a través de plan supramunicipal regulador en el sentido urbanístico y patrimonial (y cuyos municipios tienen delegadas las plenas competencias para su gestión dese 2006).

Pero paralelamente en el “debe” lamento tener que referirme al BIC “Sitio Histórico de la Alpujarra Media y La Tahá”, que diez años después de su protección legal presenta un panorama claramente insatisfactorio en materia regulatoria:
- Existe un documento de 2007 de Criterios para la Protección del BIC, muy detallado y orientador para las actuaciones de la administración cultural de la JA y de los municipios. Sin embargo tras diez años de aplicación debiera ser actualizado en sus determinaciones para recoger la experiencia acumulada durante este periodo.
- Ninguno de los municipios incluidos en el BIC ha aprobado por el momento su plan urbanístico (aunque varios de ellos están inmersos en unos procesos tediosos y casi inacabables)
- Y salvo Pórtugos (municipio con menos de 1000 habitantes) ningún otro está abordando paralelamente su protección cultural detallada de acuerdo con lo que establece la Ley de Protección del Patrimonio Histórico de Andalucía.

03 capileira 14

Paisaje enmarcado bajo un tinao en Capileira./ Javier Callejas (Archivo GR)

Así pues, desde La Ciudad Comprometida queremos hacer una llamada sincera, responsable y alentadora a todas las administraciones para que impulsen con la mayor urgencia las medidas necesarias para la adecuada regulación urbanística y patrimonial de este amplio territorio que atesora valores paisajísticos, etnológicos, arquitectónicos, urbanísticos, rurales, ambientales… en definitiva culturales, que recogen la más pura esencia de la historia de Andalucía y que constituyen un patrimonio de valores incalculables reconocidos internacionalmente… pero que asimismo, este territorio está regido por decenas de municipios de ínfima población, que la mayor parte de las veces se encuentran indefensos, desbordados y huérfanos para abordar la ingente y compleja regulación a que les abocan las leyes…