Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios,

¿ aceptas el uso que hacemos de las cookies.? Saber más

Acepto

COOKIES

Al aceptar esta política usted consiente el uso de las cookies utilizadas en este sitio web. 

Concepto de Cookie 
Una cookie es cualquier tipo de archivo o dispositivo que un sitio web descarga en el equipo terminal de un usuario (PC, Teléfono o cualquier otro dispositivo) con la finalidad de facilitar la navegación, almacenar, recuperar y/o actualizar datos. La cookies no daña su ordenador. 

Uso de las cookies en este sitio web 
Las cookies son una parte primordial y esencial del correcto funcionamiento de nuestro sitio web. Utilizamos cookies de:
- identificación
- para la navegación (suponiendo una mejora en la misma y una navegación más cómoda para el usuario)
- para análisis de la navegación (puramente estadísticas)
- para añadir productos al carrito y para comprar productos.

Este sitio web no usa las cookies para almacenar información personal, tampoco para dirigir publicidad nuestra. 

Quién usa las cookies de este sitio web? 
La información que se almacena en la cookies es usada exclusivamente por nosotros. A excepción de Google analytics, que es usada y gestionada por google y por nosotros con fines estadísticos. 
Es posible que al navegar por otras webs se publiciten anuncios de nuestros productos, la visualización de estos es gestionada a través de datos obtenidos mediante cookies a las que este sitio web tiene acceso. 

Desactivar cookies 
Usted puede desactivar las cookies. Sin embargo, si usted selecciona esta configuración tendrá dificultad para acceder a ciertas partes de nuestra página web, tener una navegación menos eficaz e incluso tener dificultad para realizar un pedido de forma correcta en este sitio web.

Puede bloquear, restringir, borrar o establecer las cookies que quiere que funcionen en este sitio web mediante la configuración del navegador:

 

El Territorio Comprometido

Existe un lugar en Andalucía denominado “El Poniente de Almería”, en clara alusión a su ubicación geográfica en las costas occidentales de esta provincia andaluza. Se trata de una inmensa llanura aluvial, muy tendida y suave, que se ha formado entre las montañas de las sierras costeras y el Mediterráneo y que, mirando hacia el Sur, recoge todas las horas de sol que uno pudiese imaginar…

En esta tierra, durante las últimas décadas se ha venido dando una especie de milagro económico como consecuencia de la implantación generalizada de la agricultura intensiva mediante invernaderos, hasta el punto de que en algo menos de 1.000 km2 se producen hortalizas para media Europa. Por tanto, aquellos eriales salpicados por pequeños pueblos de vocación pesquera unos y agrícolas otros ya se han transformado en una inmensa cobertura de plástico que llega desde las montañas hasta el mar, solo interrumpida por docena y media de poblaciones en las que viven por y para la agricultura algo más de 250.000 habitantes.

Y lo que pareciera a primera vista un mundo agrícola, poco especializado y precario, es en realidad un espacio altamente evolucionado como consecuencia de un complejo sistema de aprovechamiento de cada gota de agua, y que requiere de una sofisticada tecnología al servicio de cada invernadero. Como lo demuestra el hecho de que un porcentaje altísimo de los operarios son ingenieros agrícolas, químicos o economistas. O que requieren de todo un sistema de actividades complementarias a esta “agricultura industrial” (suministros, riegos, plásticos, estructuras, fertilizantes, plantas envasadoras y comercializadoras…).

WIKIPEDIA PONIENTE

Y como cabría esperar de un desarrollo tan acelerado e intensivo, este sorprendente territorio lleva tiempo trabajando en la resolución de sus principales conflictos:

-          Para la gestión de los residuos agrícolas: ya que si bien se ha avanzado bastante en la recogida y tratamiento de los plásticos –seguramente por tratarse de una actividad algo lucrativa- sin embargo ocurre todo lo contrario con los restos orgánicos que genera la agricultura, por ejemplo.

-          Para la convivencia de los diferentes usos urbanos (residenciales en las ciudades, turísticos en algunos enclaves litorales, industriales), ya que no hay solución de continuidad entre ciudades e invernaderos como consecuencia de una ocupación intensiva del territorio.

-          O para la supervivencia de los parajes litorales del alto valor naturalístico que aún perviven (Punta Entinas y Sabinar, o la Albufera de Adra) que se encuentran literalmente encorsetados por las urbanizaciones, las infraestructuras o los invernaderos.

Pero también El Poniente Almeriense tiene por delante otros retos de los que yo quisiera destacar dos de ellos:

-          Afrontar con decisión su reconversión tecnológica para de una parte liderar internacionalmente el desarrollo de la agricultura ecológica, y de otra para mejorar la organización interna de su suelo agrícola pseudoindustrializado, imprescindible para lograr mayor productividad y menores impactos ambientales.

-          Incorporar las cuestiones paisajísticas a todas las cuestiones por decidir en el futuro, para ir transformando progresivamente un territorio de apariencia caótica y fuera de control, en un espacio dinámico, que convive con su referentes territoriales (la montaña y el mar), que dialoga con respeto con sus joyas naturalísticas, y en el que sus habitantes –como también los visitantes- alcancen las mayores cotas de calidad de vida.

Por estas fechas, hace ahora 18 años, fue aprobado el Plan de Ordenación del Territorio de la Aglomeración Urbana de Granada (POTAUG) entre cuyas principales determinaciones se incluyó la protección exhaustiva de La Vega de Granada, impidiéndose desde entonces entre otras cosas los desarrollos urbanos a costa de dicho espacio.

Además, el POTAUG, que fue el primer plan de ordenación del territorio aprobado en Andalucía, programó la elaboración de un documento mucho más detallado que abordase las diferentes vocaciones de La Vega: agrícolas, como espacio central metropolitano, ambientales, de uso público, paisajísticas, culturales... 

Y aunque dicho Plan Especial fue iniciado hace aproximadamente una década, es ahora cuando esta realmente maduro y con altas cotas de consenso. Por eso, recientemente ha sido publicado en el BOJA (9 de noviembre de 2017) la aprobación del Plan Especial de Ordenación de la Vega de Granada (y de su Estudio Ambiental Estratégico) sometiéndolo a información pública por plazo de 45 dias hábiles a fin de recabar la participación de todos los interesados y dar a conocer lo mas posible el documento aprobado. 

En dicho sentido, la Junta de Andalucía ha organizado una Jornada Informativa el próximo miércoles día 20 de diciembre de 2017 a las 9:30 horas en el Salón de Actos de la Delegación del Gobierno en Granada, sita en Gran Vía,54-56 de Granada, abierta a quien quiera obtener información de primera mano sobre tan importante plan. 

Yo voy a asistir, por cuanto he tenido el doble honor de ser coautor del POTAUG y de colaborar con mi equipo en alguna de las fases del plan de la Vega, pero sobretodo para prestar mi apoyo a un evento largamente esperado y que sin duda alguna constituirá un hito en la ordenación metropolitana de Granada.

resized IMAGEN1

Fuente: Junta de Andalucía

En estos días pasados he visitado (en realidad lo he hecho mientras trotaba) la Reserva Natural de Punta Entinas-Sabinar, ubicada en el litoral de Almería (Andalucía, España) y no pude evitar que mi mente volase… y reflexionase.

La Reserva Natural Punta Entinas-Sabinar ocupa una franja de un kilómetro de ancho entre la línea de costa y ocupa una extensión algo menor de 1000 Has.

IMG 20171214 WA0001

 

En la reserva se combinan cuatro ambientes diferentes: playas arenosas, sistemas de dunas fijadas por matorral mediterráneo, zona de salinas y pequeñas charcas, que sirven de abrigo a una rica comunidad de aves acuáticas y son zona de escala de numerosas especies en sus viajes migratorios (Flamencos). En sus fondos marinos se pueden encontrar interesantes praderas de posidonia oceánica, la colonia más occidental del Mediterráneo. http://www.andalucia.org/es/espacios-naturales/reserva-natural/punta-entinas-sabinar/

Para los que no conocéis este tesoro naturalístico os diré que está encajada entre dos importantes ciudades turísticas (Almerimar por el poniente y Roquetas por el oriente), los cultivos intensivos de invernaderos por todo su flanco norte y ya el mar por el sur. Todo ello sin transición territorial alguna y, como imaginareis, con una gran presión humana.

Y mi primera reflexión, muy positiva, tuvo que ver con la fortuna de que Andalucía en 1989 aprobase su LEY DE ESPACIOS PROTEGIDOS, entre cuyo catálogo  se incluyó precisamente esta Reserva Natural, aportando toda la fuerza legal que ha podido paralizar definitivamente la invasión de los cultivos agrícolas  y de los usos turísticos, por lo que desde entonces, lentamente, se va regenerando progresivamente el lugar: su vegetación, su fauna, su paisaje y su visita. Este aspecto es muy, muy esperanzador si se tiene en cuenta que se encuentra en el corazón de un territorio en el que hay una lucha feroz por la ocupación de cada centímetro de terreno…

Pero la segunda reflexión tiene que ver con mi asombro por los impactos derivados de una deficiente gestión pública de este espacio, unida a los malos (o vergonzosos algunas veces) hábitos de los habitantes. Os cuento:

  • casi todo su frente norte está flanqueado por invernaderos y un camino de servicio con numerosos vertidos de desechos agrícolas y plásticos…
  • Las zonas de contacto con las urbanizaciones, sobre todo con Almerimar, están plagadas de restos de materiales de construcción y de basura con una imagen lamentable que solo se va diluyendo a medida que te adentras en el paraje…
  • Además, el acceso (prohibido pero no impedido) de vehículos erosiona este frágil ecosistema e impide su regeneración.

IMG 20171214 WA0002

Al margen de esas cosas, pude contemplar un bellísimo amanecer, recorrer sus kilómetros de playas vírgenes, caminar por sus dunas, deleitarme con su bosque de sabinas rastreras, soñar con los reflejos de sus lagunas, y volar con el vuelo de los flamencos…

Me sentí muy orgulloso del camino recorrido por Andalucía para su conservación en un contexto territorial tan agresivo, pero al tiempo inquieto y decepcionado por los absurdos impactos, claramente reconducibles, que afectan claramente a la armonía paisajística y a la salud del frágil ecosistema de este santuario natural andaluz.  

Por tanto, creo que el futuro Plan de Ordenación del Territorio del Poniente Almeriense tendrá que tomar cartas en el asunto.

IMG 20171214 WA0000

Página 1 de 2