Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios,

¿ aceptas el uso que hacemos de las cookies.? Saber más

Acepto

COOKIES

Al aceptar esta política usted consiente el uso de las cookies utilizadas en este sitio web. 

Concepto de Cookie 
Una cookie es cualquier tipo de archivo o dispositivo que un sitio web descarga en el equipo terminal de un usuario (PC, Teléfono o cualquier otro dispositivo) con la finalidad de facilitar la navegación, almacenar, recuperar y/o actualizar datos. La cookies no daña su ordenador. 

Uso de las cookies en este sitio web 
Las cookies son una parte primordial y esencial del correcto funcionamiento de nuestro sitio web. Utilizamos cookies de:
- identificación
- para la navegación (suponiendo una mejora en la misma y una navegación más cómoda para el usuario)
- para análisis de la navegación (puramente estadísticas)
- para añadir productos al carrito y para comprar productos.

Este sitio web no usa las cookies para almacenar información personal, tampoco para dirigir publicidad nuestra. 

Quién usa las cookies de este sitio web? 
La información que se almacena en la cookies es usada exclusivamente por nosotros. A excepción de Google analytics, que es usada y gestionada por google y por nosotros con fines estadísticos. 
Es posible que al navegar por otras webs se publiciten anuncios de nuestros productos, la visualización de estos es gestionada a través de datos obtenidos mediante cookies a las que este sitio web tiene acceso. 

Desactivar cookies 
Usted puede desactivar las cookies. Sin embargo, si usted selecciona esta configuración tendrá dificultad para acceder a ciertas partes de nuestra página web, tener una navegación menos eficaz e incluso tener dificultad para realizar un pedido de forma correcta en este sitio web.

Puede bloquear, restringir, borrar o establecer las cookies que quiere que funcionen en este sitio web mediante la configuración del navegador:

 

La Ciudad Comprometida

Los problemas que acarrea el turismo de masas para una ciudad se pueden visualizar en Barcelona seguramente mejor que en ningún otro lugar, sobre todo porque según las encuestas ya se ha constituido en la principal preocupación de sus ciudadanos, y basta recordar, por ejemplo, cómo durante el verano pasado cuando esta ciudad acogió a un número de visitantes récord, las protestas ciudadanas fueron a más e incluso se dieron por primera vez ataques contra intereses turísticos.

Y es que una de las consecuencias de la presión turística fuera de control tiene que ver precisamente con el encarecimiento de los precios de alquiler de viviendas, que en Barcelona están alcanzando subidas hasta ahora desconocidas, por su relación directa con la proliferación de los apartamentos turísticos  “informales” que se comercializan a través de internet. Así pues, otra de las grandes preocupaciones de los barceloneses es hoy el problema de la vivienda.

Y en este punto es oportuno recordar que su actual alcaldesa, llegó a la alcaldía  precisamente prometiendo afrontar decididamente estas dos cuestiones: turismo y vivienda, por lo que me gustaría reflexionar, al menos brevemente, sobre las políticas municipales llevadas a cabo en dichas materias.

En turismo se ha aprobado un novedoso plan urbanístico (PEUAT) que básicamente impide seguir construyendo más hoteles en el centro de la ciudad aunque sí que los posibilita en los barrios de la periferia, y que ha puesto en marcha diversas iniciativas para disminuir el impacto en los ciudadanos como son un plan de choque para detectar pisos turísticos ilegales, la realización de un censo de viviendas vacías o el establecimiento de índices de referencia para los alquileres de viviendas.  

El Plan Especial Urbanístico de Alojamiento Turístico (PEUAT) regula la implantación de establecimientos de alojamiento turístico, así como de albergues de juventud, residencias colectivas de alojamiento temporal y viviendas de uso turístico.

Esta regulación responde a la necesidad de hacer compatibles los alojamientos turísticos de la ciudad con un modelo urbano sostenible basado en la garantía de los derechos fundamentales y la mejora de la calidad de vida de los vecinos.

Y también ha incidido el ayuntamiento en las zonas más presionadas por el ocio nocturno o por el turismo al establecer una moratoria en la concesión de licencias para locales de pública concurrencia.

Y en vivienda, Barcelona ha apostado decididamente por ampliar el parque público de viviendas en alquiler (10.000 pisos) y ha incorporado algunas medidas bastante imaginativas como por ejemplo  “aprovechar la edificabilidad no agotada de la trama construida para trufar cualquier barrio de la ciudad con alquileres asequibles, a través de una sociedad mixta liderada por el consistorio para construir y gestionar nuevos pisos.

Y a mí me parece que se trata de iniciativas importantes y muy decididas para afrontar estos graves problemas, sobre todo si se tiene en cuenta que apenas han trascurrido dos años y medio desde que se inició la legislatura municipal… Por eso, cuando hace unos días leía en la prensa nacional una noticia titulada “Colau fracasa en sus dos objetivos: turismo y vivienda” me pareció tendenciosa, interesada o al menos escrita desde la mayor ignorancia sobre la complejidad legal, administrativa, técnica  y política de poner en marcha medidas realmente estructurales, como las que se están impulsando en Barcelona para afrontar dos de sus mayores preocupaciones… porque digo yo: ¿Y qué es lo que están haciendo otros alcaldes al respecto en ciudades turísticas como Málaga, Granada, Toledo, San Sebastián o Córdoba?

https://elpais.com/ccaa/2017/11/14/catalunya/1510684702_139019.html

las ramblas barcelona turismo masivo 45109

Imagen de la masificación turística en las Ramblas de Barcelona. Fuente:cronicaglogal

Buenos días, como dicen en nuestra tierra… “El camino se demuestra andando” y traigo esto a colación porque para casi cualquier cuestión, como por ejemplo mejorar nuestras ciudades, tantas veces no hay nada mejor que crear una buena norma, bien práctica y con claras intenciones didácticas… Y os cuento esto, porque acabo de analizar un estupendo Manual elaborado por el Ayuntamiento de Madrid sobre ACCESIBILIDAD PARA ESPACIOS PÚBLICOS URBANIZADOS, pero que como las cosas bien hechas, y esta lo es, seguro que va a servir de referencia no solo al resto de los municipios españoles, sino también con alcance internacional, lo veréis…

Aunque constituye un documento que integra los avances de otros prestigiosos autores y organizaciones, yo quiero enfatizar su carácter didáctico y práctico, por lo que empieza recordando la definición precisa de los tres conceptos fundamentales:
“ACCESIBILIDAD UNIVERSAL: Es la condición que deben cumplir los entornos, procesos, bienes, productos y servicios, así como los objetos, instrumentos, herramientas y dispositivos, para ser comprensibles, utilizables y practicables por todas las personas en condiciones de seguridad y comodidad y de la forma más autónoma y natural posible. Presupone la estrategia de «diseño universal o diseño para todas las personas», y se entiende sin perjuicio de los ajustes razonables que deban adoptarse.

accesibilidad de personas con discapacidad

 

DISEÑO UNIVERSAL o diseño para todas las personas: Es la actividad por la que se conciben o proyectan desde el origen, y siempre que ello sea posible, entornos, procesos, bienes, productos, servicios, objetos, instrumentos, programas, dispositivos o herramientas, de tal forma que puedan ser utilizados por todas las personas, en la mayor extensión posible, sin necesidad de adaptación ni diseño especializado. El «diseño universal o diseño para todas las personas» no excluirá los productos de apoyo para grupos particulares de personas con discapacidad, cuando lo necesiten.
DISCAPACIDAD: es una situación que resulta de la interacción entre las personas con deficiencias previsiblemente permanentes y cualquier tipo de barreras que limiten o impidan su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás.”

De las anteriores definiciones pueden deducirse fácilmente las ideas fuerza que inspiran este manual:
- La accesibilidad universal como sinónimo de calidad de vida.
- La reducción de la brecha de la discapacidad está directamente relacionada con la mejora en las condiciones de accesibilidad de los entornos urbanizados.

Y es que “La aplicación del criterio de diseño universal como premisa fundamental en el trabajo de todas aquellas personas con responsabilidad en el diseño, gestión y mantenimiento del espacio público urbanizado, ha dejado de ser una opción. No solo ya por el imperativo legal, ni tampoco por el inminente escenario de población notablemente envejecida sino que directamente debe considerarse como algo ineludible en el ejercicio de una buena práctica profesional. Y así lo exige la ciudadanía. “

Y volviendo de nuevo al contenido didáctico de este manual, aunque incluye una amplia colección de soluciones tipo,  sin embargo no debe ser considerado solo como eso, ya que “la complejidad del espacio urbano existente colocará al profesional frente a innumerables situaciones a resolver o, al menos, mejorar”, por lo que serán “la formación, el sentido común, y la orientación hacia las personas, como usuarios finales del espacio público, unida a una buena práctica profesional conducirán a la adopción de las mejores soluciones posibles en cada caso que, en muchas ocasiones, abrirán camino a la innovación.”

Como de la misma manera, nada mejor que su aplicación efectiva, con los aportes de los procesos participativos, para que con su renovación y actualización constante avancemos día a día, que es como se consiguen las cosas, para lograr el objetivo de una ciudad accesible para todos…

portadaMadrid

 

 

 

Hoy os hablo desde Almería (Andalucía, España), una pequeña ciudad capital de la provincia de su nombre, ubicada junto al Mediterráneo y mirando al sur… Y quería contaros que hoy es una ciudad llena de vitalidad y de futuro como consecuencia de muchas cosas que se han hecho bien a lo largo de la última generación… o lo que es lo mismo, durante cinco legislaturas municipales durante las que primero se diseñó, se debatió y se aprobó cómo querían que fuese la Almería soñada; y luego, pacientemente, los diferentes alcaldes y sus equipos han trabajado para ejecutar un mismo proyecto de modo que, como os decía, hoy estamos hablando de una ciudad llena de modernidad y de calidad de vida… que para nada se parece a aquella ciudad provinciana en la que empezaron a trabajar las primeras corporaciones democráticas de los años 70 y 80 del siglo pasado.

En aquel PGOU que entró en vigor en 1996 se proyectaron las infraestructuras esenciales para articular la ciudad y hacerla más próspera y eficiente, se regularon los parámetros a aplicar en las futuras edificaciones, se sentaron las bases para proteger y revitalizar el centro histórico y el patrimonio cultural local, se reforzó el papel del centro urbano como espacio comercial, se proyectó cómo transformar las “ramblas” que fragmentaban a Almería en modernos bulevares llenos de vida, se establecieron estrategias para dotar de aparcamientos para la población residente ubicados bajo los nuevos espacios públicos con lo que se empezó a diseñar una ciudad para los peatones, se dotó de sentido a la red viaria principal y se resolvieron sus conexiones con las principales autovías que la conectan con el resto de su provincia, con Andalucía y con otras regiones del país, se ideó todo un sistema de carriles bici que hoy recorren la ciudad, se mejoró la apertura hacia el mar con el diseño de todo un sistema de paseos marítimos que hoy están llenos de vida, se proyectó la modernización y ampliación del puerto y se sentaron las bases para que el antiguo ferrocarril que transportaba las mercancías pueda modernizarse sin aquellos impactos ambientales de antaño, se proyectó la llegada de nuevas actividades comerciales y económicas y se diseñaron los nuevos barrios, desde planteamientos modernos y atractivos…

Y esta transformación ha sido posible por muchas razones, todas ellas importantes, de las que apuntaré algunas de ellas:


- La existencia de un marco normativo regional que reforzaba la planificación urbanística municipal (PGOU) como elemento articulador de todas las políticas sectoriales públicas y privadas, dotada de la institucionalidad necesaria como para que se pudiese llevar a cabo en el tiempo, y más allá de los tiempos de la gestión política.
- La consideración, por exigencia legal, de otras legislaciones de vital importancia para la adecuada configuración de la ciudad tales como la ambiental, la cultural, de carreteras, o la de cauces, por ejemplo, así como la progresiva coordinación entre diferentes instituciones públicas tales como el Registro de la Propiedad, el Catastro, y la Fiscalía para la protección del Medio Ambiente.
- La existencia de unas corporaciones municipales democráticas que han sabido velar por los intereses de los almerienses, dotadas de un cuerpo de asesores (función pública) cualificado y con estabilidad.
- El afán de todas las administraciones del estado por ceñirse razonablemente a lo planificado.
- Y, por supuesto, que Almería supo dotarse de un excelente Plan General de Ordenación Urbanística que a la postre ha sido el guion de esta espectacular transformación urbana, algo imprescindible pero en absoluto suficiente.

En fin, yo tuve la oportunidad y el honor de formar parte de aquel equipo técnico que trabajó durante los primeros años de la década de los 90 en aquel PGOU, y ahora que la vida me trajo a Almería estoy empezando a comprobar como ciudadano las excelencias de todo el proceso que se ha llevado a cabo… ¡Felicidades Almería!

694c3342acae7947192335b7c5c0b886526d6d8b